Legend SK

martes, 5 de agosto de 2008

Análisis: Siren Blood Curse

Juego: Siren Blood Curse.
Género: Survival horror.
Plataforma: PlayStation 3.

Si hay un género que escasea en PlayStation 3, además de los RPG's, ese es el de los survival horror. En septiembre sale Silent Hill 5, pero mientras tanto, Siren Blood Curse aparece como alternativa para saciar la espera. Siren Blood Curse es la tercera entrega de la saga Forbidden Siren, pero NO es una continuación, sino una especie de readaptación de la primera entrega. Cambiando algunos escenarios, elementos en el argumento, etc.

De todas formas tengo que decir que no he jugado a ningún Forbidden, así que este ha sido mi primer contacto con la saga. Vamos allá.

Bienvenidos a Hanuda.

En 1976, un pueblo en las profundidades de Japón desapareció. Décadas más tarde, un grupo de periodistas americanos visita el lugar para investigarlo. Realmente no esperan encontrarse nada, pero esa noche son testigos del asesinato de una joven en lo que parece ser un ritual. A partir de ahí empieza una auténtica pesadilla para nuestros protagonistas.

Pero no seremos los únicos que, accidentalmente, nos topamos con ese hecho. Un joven que se encuentra visitando el lugar también se mete de lleno en el meollo.

En Siren Blood Curse manejaremos a un montón de personajes distintos. Digamos que viviremos la historia de cada personaje, mientras que cada suceso se entrelaza entre sí para desarrollar la historia principal del juego. Que, dicho sea de paso, es bastante confusa, pero muy intrigante.

El juego se divide en 12 episodios, cada episodio a su vez está divido en varios capítulos. La mecánica de Siren es como la de una serie de televisión. Cada vez que terminemos un episodio aparecerá un avance del siguiente, y en el siguiente un recordatorio de lo que ha pasado. Al estilo Lost (videojuego y serie).


Terror Japonés.

Siren Blood Curse es, ante todo, un juego de terror japonés. Con su mitología y sus formas de dar miedo. Los que hayáis visto películas de terror japonesas sabréis por donde van los tiros. Aunque también bebe de videjuegos de su estilo como Silent Hill, algo inevitable, ya que el creador de Siren y de Silent Hill son la misma persona. Os podéis hacer una idea de la calidad de este título. De todas formas, la manera de transmitir miedo que tiene Siren es muy distinta a la que tiene Silent Hill.

Mientras que Silent Hill se basa en conseguir asustar al jugador de forma psicológica, este lo hace de forma más directa y realista. Realmente Siren, más que miedo, lo que transmite es tensión, muchísima tensión. Imaginad estar en un hospital lleno de shibitos (así llaman aquí a los zombis), y vuestra misión será salir de ahí. Pero en el momento que un shibito te vea, game over. Siendo claros, infiltración pura y dura al estilo Metal Gear (de hecho hay un botón que sirve para andar agachado para no hacer mucho ruído). Esa es una de las tantas situaciones que se pueden dar en Siren.


Todo el juego irá encaminado de esa forma, huír de los shibitos. La tensión aumenta todavía más cuando tienes que llevar "a cuestas" a otro personaje contigo. Por lo que hay más probabilidades de que la pifies. Debido a que la mecánica del juego, casi siempre, es la de huír, cuando podamos llevar un arma de fuego, la tensión bajará muchísimo. Por suerte serán muy pocas las veces que empuñaremos armas de fuego. La mayoría de veces estaremos indefensos, tendremos que buscar un arma (aquí entra todo: tuberías, rastrillos, palas, etc.) para poder defendernos de un ataque, ya que sin nada, casi seguro moriremos.

La cámara es demasiado imprecisa, nos da bastante dolores de cabeza, sobre todo en los combates. La mayor novedad jugable de este título, es que tenemos el "poder" de ver lo que nuestros enemigos ven, y no solo ver, sino también escuchar. La pantalla se partirá en dos, a la izquierda tu personaje y a la derecha lo que ve el enemigo. Esto nos sirve para saber donde están posicionados y andar sobre seguro. Eso sí, acojona un rato escucharlos hablar cuando usas este poder.

Destacar que abusan demasiado de la mecánica "ensayo y error" y que se echa en falta los puzzles típicos que suele haber en los survivals.

Gráficos y sonido.

Gráficamente este juego tiene muchos altibajos, a veces parecerá que estamos jugando a un juego de PS2, y otras veces nos quedaremos impresionados. Sobre todo cuando le vemos el careto a los shibitos, que están endiabladamente detallados. Da mucho miedo verlos venir de frente corriendo hacia ti, os lo aseguro.
El 80% del juego estaremos a oscuras, con la única luz de una linterna. Imaginad el papel que juega el efecto de luces y sombras en este juego.
Por cierto, Siren utiliza el sistema de granulado que tan buen resultado ha dado (y sigue dando) a Silent Hill.

El sonido y la música es uno de los pilares de este juego. Los efectos de sonido son impresionantes, se nos pondrá la piel de gallina al escuchar los gemidos de los Shibito. La música es bastante buena, aunque sin llegar al nivel de los Silent Hill.


Conclusión.

Aunque no tenga nada que envidiarle a juegos como Silent Hill, en lo que se refiere a transmitir tensión, sí que es verdad que como juego, globalmente, está bastante por debajo de este en casi todos los apartados. Yo que pensaba que no sería posible hacer un juego con una cámara más mala que la de los SH...

De todas formas no quiero llevaros a engaños, Siren Blood Curse es un grandísimo juego de terror. Consigue sobradamente su objetivo: el de ponerte los cojones en la garganta durante quince horas. Y, además, cuenta con una historia bastante interesante. Por 30 euros este juego es una compra obligada.

Nota de Legend SK: 7,5

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



<< Página principal