Legend SK

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Análisis: Dissidia Final Fantasy

Juego: Dissidia Final Fantasy.
Género: Lucha.
Plataformas: PSP.

Dissidia es el penúltimo intento por parte de Square Enix de exprimir la franquicia Final Fantasy, que tan buenos resultados les ha dado siempre. Y este no va a ser la excepción.

Con la excusa de la lucha del bien contra el mal, y usando a personajes que ya todos conocemos, han montado un jueguecillo que no pinta nada mal.

Pero, ¿qué se esconde en el interior de Dissidia? Me temo que no mucho, por desgracia.


Cosmos vs Caos
Como ya dije, la historia de Dissidia es tan simple como “los buenos contra los malos”. No hay razones de por qué empieza todo, ni hay motivaciones que lleven a ello. Tan solo es “Cosmos invoca a los protagonistas y Caos a los antagonistas. A luchar.”.

No hay absolutamente nada de historia, tan solo vídeos transición que nos llevarán de un combate a otro, pero repito, con el único objetivo de luchar por luchar.

Los personajes tienen menos personalidad que Crono y los protagonistas de los Suikoden juntos, se limitan a explotar alguna de las facetas que presenten en sus juegos originales. Resultan repetitivos y TREMENDAMENTE cargantes. Si se comportaran así en sus respectivos juegos no creo que hubiera llegado a pasarme ningún Final Fantasy.

Y es que una cosa es tener poca historia, como suele ser habitual en juegos de lucha (Tekken, Soul Calibur), y otra es no tenerla. O peor, que la poca que tiene te haga sentir vergüenza ajena.
Si esto fuera un RPG le daría un 1 como una casa. Pero como no lo es, sigamos con el análisis...


¿En qué bando lucharás?
Aunque al principio solo hay disponibles 10 personajes, podemos desbloquear más luchadores hasta un total de 22. Entre ellos se incluyen los antagonistas, por lo que podremos manejar tanto a Cloud como a Sefirot, a Terra y a Kefka, etc.

Cada uno tiene su forma de luchar característica, con sus parámetros y sus ataques (exclusivos de cada uno y sacados de los FFs). Algunos luchan mejor a corto alcance y otros a distancia, unos prefieren luchar en el suelo y otros por el aire...

Sin duda lo mejor del juego es poder manejar a tu personaje favorito y ver como realiza los mismos ataques que podíamos utilizar en sus juegos originales. Por ejemplo, con Cloud tenemos desde “Salto mortal” y “Corte cruzado”, hasta “Lluvia de meteoritos” y “Omnilátigo”, Squall tiene “Guillotina” y “Mandoble Final”, etc.

Podemos (y debemos) equipar a los personajes distintas armas, armaduras y accesorios, donde también encontraremos objetos aparecidos en los juegos originales. En un principio no todos los personajes pueden equiparse todas las armas, aunque hay algunas comunes (por ejemplo, espadas que pueden equiparse tanto Cloud como Squall).


Acción Dramática Progresiva
Así es como han definido el sistema de batalla de Dissidia sus creadores. No sabría deciros si es una definición correcta o no, pero es cierto que los combates son bastante originales y distintos a los demás juegos de lucha.

Dejando a un lado los botones de saltar y demás, hay que destacar los dos tipos de ataques que hay: “Ataques Bravura” (con círculo) y “Ataques PV” (cuadrado). Os explico su función a continuación.

Además de la típica barra de vida, los personajes tendrán también una determinada cantidad de Bravura. La Bravura se aumenta principalmente realizando Ataques Bravura a los enemigos, restando a su vez la cantidad de Bravura correspondiente al rival.
Los Ataques PV afectan a la barra de vida, por lo que si impactamos uno de estos ataques sobre nuestro rival, le quitaremos una cantidad de vida igual a la Bravura acumulada hasta ese momento. En ese momento nuestra Bravura volverá a ser cero.

Es decir, que en resumen, tenemos que hacer Ataques Bravura para aumentar el daño que hacemos, y Ataques PV para quitar vida al rival.

Los combates cuentan con una tercera barra, “Ataque EX”, que aumenta principalmente recogiendo orbes del escenario, y que cuando se completa podemos realizar el ataque especial del personaje en cuestión.

Por último comentar la posibilidad de utilizar invocaciones en combate, y que en su mayoría afectan a la Bravura (aumentando la nuestra, reduciendo la rival, copiándola, etc.).


Extras
No exagero si digo que el 90% del juego son los extras...

Vale, que todo viene a ser lo mismo, combates en el Modo Historia, o en el Modo Arcade, o en el Coliseo... pero son una motivación más para jugar, sobre todo si queremos conseguir las armas definitivas de todos los personajes, o subirles a nivel 100 (es el máximo). En el Coliseo podremos llegar a enfrentarnos a enemigos de nivel 150, todo un reto.

También tenemos algún capítulo extra de historia, que tiene el mismo (nulo) sentido que los anteriores, y que permite desbloquear a los dos últimos personajes. La última historia que desbloqueamos es realmente difícil, los amantes de los juegos difíciles os podéis frotar las manos con Dissidia...

Si queréis sacar el 100% del juego ya podéis prepararos para echar horas y horas y horas, pero en conseguir todos los personajes y completar todas las historias lo normal es tardar entre 30 y 40 horas (al menos eso he tardado yo). Todo depende de cuanto os entretengáis, porque los combates por lo general no son muy largos (hay combates que duran 1 segundo...).


Música y gráficos
Las únicas canciones buenas de Dissidia son las que han sido copiadas directamente de otros juegos, lo cual no es un mérito, pero es que oír estas canciones es igual de agradable ya sea en un Final Fantasy o en un Nintendogs.
Hay canciones como “The Man With the Machine Gun” que dan de por sí ganas de seguir echando combates. La pena es que como la mayoría de combates son tan cortos no te dejan ni disfrutar la música, pero para eso hay un apartado donde podemos oírlas (y también está Internet, que vale para lo mismo).

Del doblaje del juego no voy a decir nada, simplemente que es igual de malo en inglés que en japonés. Y esta vez no es culpa de los actores de doblaje, que lo hacen bien, es culpa de los creadores del juego que les hacen parecer gilipollas a todos.

Los gráficos me han decepcionado enormemente. Tú ves el vídeo del principio con los mejores gráficos que te puedas imaginar, y no te esperas lo que viene después. Que no es que el juego tenga malos gráficos, digamos que los 5 que tiene son buenísimos. Pero todo el rato igual, con los escenarios tan cutres que hay (basados en escenarios de los FFs, todo sea dicho). Y encima la cámara no ayuda nada (de las peores que he visto o intentado ver). Se salvan los personajes, que al fin y al cabo son lo más importante.

Esta se salva.

Conclusiones
Continuamente me pregunto cómo un juego tan simple y repetitivo puede haberme enganchado tanto, hasta llevar casi 40 horas y con Cloud a nivel 100...
Es posible que todo lo que me une a Dissidia sea mi fanatismo por la saga, poder manejar a algunos de sus protagonistas y el reto de completar todas las historias.

Pero por desgracia creo que voy a seguir enganchado unas cuantas horas más. Por desgracia para el Disgaea 2, digo, que lleva unos días esperando a que la PSP quede libre, y parece que entre tantos modos de juego el Dissidia seguirá siendo amo y señor de mi PSP.
Y es que, si un juego te divierte, como diría Yitan: ¿necesitas una razón para seguir jugando?

Nota de Legend SK: 6

Etiquetas: ,

3 comentarios:

  • Joder. Y todo eso con factor nostalgia. Para alguien que no haya jugado mucho a la saga Final Fantasy esto debe ser un basurón importante.

    De Blogger Andresito, A las 4 de noviembre de 2009, 19:48  

  • Juegazo para los seguidores de la serie, la nota me parece correcta. Aunque no soy amante de ellas creo que has dado en el clavo. Un juegazo y toda un sensación poder jugar con personajes de otras series.

    Un saludo, Laocoont

    De OpenID laocoont, A las 4 de noviembre de 2009, 21:52  

  • El sistema que han creado de mezclar rol y lucha les ha quedado muy bien. Lo malo es la historia, que es mala hasta decir basta. Para eso mejor que no tuviera..

    De Blogger Kefka, A las 5 de noviembre de 2009, 23:24  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



<< Página principal