Legend SK

domingo, 6 de diciembre de 2009

Análisis: Disgaea 3

Juego: Disgaea 3.
Género: RPG Táctico.
Plataformas: PlayStation 3.

Tan solo cinco años después de la primera parte, y dos desde la segunda (ambas de PlayStation 2) Disgaea 3 ha llegado a PS3 continuando con la saga de RPGs Tácticos que tan buen resultado está dando, especialmente en Japón.

Habréis oído muchas veces de que si algo funciona es mejor no cambiarlo, y Nippon Ichi lo sabe mejor que nadie. Si habéis tenido la suerte de jugar a Disgaea 1, ya os aviso que encontraréis más de una referencia o similitud...


Evil Academy
La historia de Disgaea 3 se desarrolla en un Netherworld alternativo al de Laharl (prota del 1) y compañía, por lo que la historia es totalmente distinta.

Mao es un estudiante de la Evil Academy, la escuela donde enseñan a todos los demonios a ser muy malos y crueles (por ejemplo, los profesores instan a robar material escolar en vez de comprarlo).

Pero Mao no es un estudiante cualquiera, no. Es el Alumno de Honor #1 de la escuela (de hecho está en primer curso con más de 1500 años), con un Coeficiente Demoníaco de casi 2 millones, y que además es hijo del jefe de la escuela... el temible Overlord.

Sin embargo, no tienen muy buena relación. Como nos cuenta el propio Mao, odia a su padre desde que un día este destruyera la memory card de su videoconsola, haciéndole perder millones de horas de partidas. Yo perdí 100 horas de Final Fantasy X y me sentó como un tiro, así que puedo entender al pobre Mao...

Para combatir a su padre, y tras investigar con comics de superhéroes, Mao se propone buscar un héroe que le ayude a destruir al Overlord. Concretamente quiere capturar un héroe para diseccionarle y poder descubrir en qué consiste es el poder del amor del que hablan en sus comics...


Mao no está solo
Aunque Mao hace todo lo posible por evitarlo, una serie de personajes se nos unirán durante la historia, o se cruzarán continuamente en nuestro camino.

El primer de todos (sin contar a los que creemos nosotros, claro) es Geoffrey, el sirviente de Mao, quien hará lo posible por que no se desvíe de su malvado camino. Geoffrey nos dará nuestros primeros soldados, y estará continuamente dándonos consejos y demás.

La principal rival de Mao en la Evil Academy es Raspberyl, la “Delincuente #1” de la escuela, ya que se dedica a hacer cosas prohibidas como acudir a clase o estudiar. Su principal objetivo es ser la primera graduada de todo el Netherworld, y al descubrir que Mao quiere secuestrar a un héroe se propondrá rescatarle para conseguir su autógrafo.

Un poco avanzada la historia nos encontraremos con Almaz, un joven humano al que Mao confunde con un héroe, y al que por tanto acabaremos secuestrando y obligando a unirse a nuestras filas. Tras descubrir que no es un héroe real, Mao se propondrá usarle para convertirse él mismo en un héroe y así poder destruir al Overlord...

El resto de personajes importantes aparecen más tarde, así que no comento nada más por si lo consideráis spoiler.


Sistema de juego
El juego es básicamente igual que Disgaea 1, así que para copiar y pegar todo lo que dije en su día, mejor os linkeo al análisis original. Leéroslo porque es fundamental para entender el resto de este análisis.

Pulsad aquí para leer el análisis de Disgaea 1.

Hay más de una diferencia en combates, la más importante de todas es la posibilidad de hacer combos con habilidades. Por ejemplo, si un personaje hace “Blade Rush” sobre un enemigo, y otro personaje hace también “Blade Rush” sobre ese mismo enemigo y al mismo tiempo, conseguiremos un “W Blade Rush”, juntando ambos ataques y quitando más que si los hiciéramos por separado.
No tiene por qué ser la misma habilidad, también podremos, por ejemplo, juntar el “Hurricane Slash” con el “Blade Rush”, obteniendo “Hurricane Rush”. Y así con casi todas las habilidades...

Otra novedad importante es el Magic-change, que permite “fusionar” a un personaje humanoide con un monstruo. Ambos nuestros, claro. Cada monstruo se puede transformar en un tipo de arma, y el humanoide lo podrá usar como tal.
Un ejemplo: durante un combate tenemos un pistolero y un prinny. Utilizamos Magic-change y el prinny se convertiría en una pistola que cogería el pistolero, aumentando sus stats y consiguiendo habilidades nuevas. El personaje sería más poderoso pero tendríamos un personaje menos durante el combate, claro.

Lo demás es prácticamente igual, así que si os gustó el sistema de combate de Disgaea 1 este os va a parecer como mínimo igual de bueno.


Evilities y habilidades
Esto también ha cambiado completamente con respecto al primer juego de la saga. Ya no es tan simple como conseguir nuevas habilidades al subir de nivel, y aumentar el nivel de estas usándolas muchas veces.

Aquí entra en juego el maná, que conseguiremos matando enemigos y que, además de para el Consejo Escolar, también nos sirve para aprender nuevas habilidades y subir el nivel de estas.
Cada personaje podrá aprender una serie de habilidades dependiendo del arma que domine, que serán comunes para todos los que compartan dicha arma. Sin embargo, los personajes especiales tienen habilidades innatas que sí que aprenden subiendo de nivel, y que solo ellos pueden tener.

Una vez tengamos habilidades, podremos mejorarlas pagando maná. Quitarán más vida pero costarán más SP, así que tenemos que cuidar que estén equilibradas (¿de qué sirve tener una habilidad muy poderosa si luego no nos llega el SP para usarla?).

Al usar las habilidades también las iremos subiendo de nivel, pero esto no hará que cuesten más. Al estilo clásico.

Por último tenemos las Evilities, que son unas habilidades pasivas (están continuamente activas sin necesidad de usarlas) propias de cada personaje. Todos tendrán una propia, que no pueden tener los demás personajes, y que es fija. Luego podremos elegir una secundaria de entre una lista, comprándola también con maná. Una Evility nos dará más fuerza dependiendo del número de enemigos, más defensa ante un elemento, y cosas así.


Yendo a clase
No os asustéis, sé que lo último que queréis al poner una videoconsola es tener que hacer operaciones matemáticas (sí, vivo en un mundo alternativo donde la Nintendo DS no existe). Mao opina igual, y no ha ido ni un solo día a clase durante todos sus años de estudiante, pero un día descubre que puede usar un aula como base de operaciones... y qué gran descubrimiento.

Podemos ir a clase en cualquier momento, y allí encontraremos a todos nuestros “compañeros”, o mejor dicho súbditos. Tanto Mao, Almaz y demás personajes importantes, como los que creemos nosotros (guerreros, magos...) estarán en nuestra clase y ocuparán un pupitre. El número máximo de personajes que podemos crear depende del número de pupitres de la clase (posteriormente podemos ampliar el aula).

Podemos cambiar el lugar donde se sienta cada “alumno”, y los que estén juntos se harán amigos, aumentando la probabilidad de hacer combos durante los combates.

También podremos asignar a cada personaje a un grupo, que suelen tener una capacidad de 4 o 5 personas. Cada grupo tiene unas propiedades especiales. Por ejemplo, hay un grupo que sus miembros consiguen un 10% de la experiencia ganada por los personajes adyacentes, otro grupo que gana más experiencia al sentarse en una esquina, otros que añaden objetos nuevos a las tiendas, etcétera.

Hay que tener en cuenta que para que un humanoide y un monstruo puedan utilizar el Magic-change deben estar en el mismo grupo.

Durante las clases tendremos siempre un profesor, que irá cambiando con el tiempo, y que aumenta las stats de los personajes que están en primera fila. Un profesor sube fuerza, otro inteligencia, etc.

En las clases también podremos crear personajes, desbloquear nuevas pantallas, y otras cosas similares a la Dark Assembly de Disgaea 1. Aquí en vez de una Asamblea Oscura podremos convocar al Consejo Escolar, que serán quienes decidan si nuestras propuestas se aprueban o no. Como detalle curioso decir que uno de los grupos en los que podemos meter a nuestros alumnos es el propio Consejo Escolar, para ayudarnos en las votaciones...

Sin duda esto de “ir a clase” es el mejor aporte de Disgaea 3, se me va a hacer muy duro a partir de ahora jugar a otros RPGs que no tengan esto... (sobre todo los Tactics que tienen tantos personajes).


Sonido y gráficos made in Disgaea
La música sigue siendo tan “especial” como el primer juego, con un toque único de esta saga. Por desgracia, la calidad en general de la BSO no es tan alta como la del primer juego, que era bastante buena. Eso sí, se pueden hacer igual de repetitivas. Aquí además puede acabar dando dolor de cabeza si juegas muchas horas, lo digo por experiencia...

La calidad del doblaje sí que se mantiene, es bastante bueno, aunque puede que no llegue al nivel de Laharl, Etna y Flonne, pero eso es más cosa de los propios personajes que de los actores de doblaje. También hay que tener en cuenta que aquí hay bastantes personajes más, pero no tengo quejas de ninguno, aunque tampoco sean nada especial.

Los gráficos se mantienen exactamente igual, pero está claro que no lo voy a poner como algo bueno. Los gráficos de Disgaea 1 y 2 en PlayStation 2 no estaban ni mucho menos a la última, y en PSP se mantuvieron tal cual, pero que en PlayStation 3 no haya ni una leve mejora, duele a la vista... Vale que a los gráficos así se les coge cariño, y que es insignia de la saga, pero cuando juegas con una televisión de 32 pulgadas, por mucho HDMI que tengas, no puedes dejar de preguntarte: ¿por qué no lo mejoran ya?

Un Disgaea con gráficos más modernos sería tremendo. Y no pido tampoco que sea realista tipo Metal Gear Solid o Uncharted, pero con un toque anime y unas animaciones más fluidas... por lo menos, que en las habilidades que hay invocaciones, que haya más movimiento, que no sea un dibujo hecho con paint. A ver si para el Disgaea 4 se ponen las pilas y dan el salto a las 3D.


Demasiadas similitudes...
Es normal que un juego se parezca al anterior. No todas las sagas van a ser como Final Fantasy. Pero lo de Disgaea 3 con respecto al 1 es demasiado. En el 1 se reían de todos los tópicos, y aquí se quieren reír y a veces acaban cayendo en ellos...

El protagonista es el hijo del Overlord, vale, y este tampoco nos cae muy bien, al igual que pasaba con el padre de Laharl. Detrás de la historia de cosas absurdas (en el sentido de gracioso) también se esconde una historia triste.

Mao es muy malo pero irá abriendo el corazón y luego resulta que los demonios no son tan malos y bla, bla, bla... todo igual.

Me gustaría haber jugado a Disgaea 2 para comparar, pero espero que no sea así. Que por lo menos me ofrezca algo realmente innovador, que no se base en cambiar los personajes y dejar el resto de la historia igual. Vamos que si no fuera por lo del aula, el juego sería una expansión más que un juego nuevo.

Por suerte algo que sí conserva es el sentido del humor, con situaciones totalmente absurdas marca de la casa, y que son el punto fuerte del juego. Porque la historia no es nada especial pero a cambio tenemos risas aseguradas (especialmente en la post-historia).

Si por lo menos fuera todo parecido a Disgaea 1 pero mejorado, pues no nos vamos a quejar. Pero por desgracia no llega a su nivel en general.


El verdadero juego
Hay algo que ya he dicho alguna vez y que mantengo: Disgaea empieza cuando completas la historia.

Este juego está hecho para subir niveles como un loco y cargarnos a enemigos de niveles múltiplos de mil. Cuanto más nivel, más reto, y más horas de entrenamiento y demás. Que no es “simplemente” entrenar a un personaje hasta nivel 100, yo por ejemplo tengo unos 50 personajes y con intención de subir a todos de nivel.

Para incentivar esto, cuando nos pasemos el “juego principal”, podremos seguir jugando con una nueva historia, pantallas secretas, personajes que podemos “convencer” de que se unan a nuestro equipo...

Vamos, que si fuera subir por subir, no le dedicaría ni un segundo de mi tiempo, pero esto consiste en “en esta pantalla me sacan 200 niveles, tengo que subir para pasármela y que X personaje se una a mí”. Y encima necesitas pasarte esa pantalla para continuar con la nueva sub-historia, así que hay que subir sí o sí.

Otros motivos por los que seguir jugando pueden ser encontrar a todos los piratas del Item World (si miráis la lista de trofeos lo entenderéis), conseguir desbloquear todas las clases, recorrer el Class World...

Que, por cierto, el Class World sí es algo nuevo. Es como el Item World, una serie de mazmorras aleatorias que mejoran, pero que en vez de mejorar el objeto que usemos para entrar al Item World, deberemos elegir un personaje y entrar en su Class World para mejorarle algunos stats, enseñarles habilidades nuevas...

Y más secretos que descubriréis si jugáis. Si jugáis MUCHAS horas, claro. Yo me lo pasé en unas 45 horas, y el juego es 80% cosas secundarias, así que haced cuentas.


Conclusiones
Disgaea 3 no es un juego para cualquiera. Diría que es para un grupo bastante reducido de jugadores, que estén lo suficiente mal de la cabeza como para querer subir a nivel 9999 a los personajes. Eso sí, como te enganche date por perdido.

Siempre puedes jugar al modo historia nada más, que ofrece, como dije antes, más de 40 horas de juego. Llegar a los créditos y quitarlo. Os quedaréis con buen sabor de boca, sí, pero solo habréis visto una pequeña parte del juego. Pero para eso os recomiendo compraros una PSP y haceros con el Disgaea: Afternoon of Darkness, que en historia y sentido del humor supera a este con creces.

Eso sí, no dudéis que el sistema de tener a nuestros personajes en un aula será copiado por otros juegos del mismo género. O eso espero. De verdad que de ser así no debería ser considerado un plagio, sino un gran avance.

Lo que espero que no copien es el idioma, que está totalmente en inglés.

Os aviso por última vez: como juguéis a Disgaea 3 y os enganche no tendréis tiempo de jugar a nada más. Especialmente si os da por conseguir todos los trofeos, personajes y demás... Porque si algo tiene esta saga es que engancha como pocas. Un Disgaea MMORPG sería el fin del mundo...



Nota de Legend SK: 7

Etiquetas: ,

5 comentarios:

  • El argumento parece una broma, a ver si me pongo con el Disgaea 1 en la DS.

    De Blogger Kefka, A las 6 de diciembre de 2009, 22:04  

  • Disgaea 1 es el mejor SRPG de la historia. A Disgaea 3 no creo que llegase a jugar aunque tuviese la PS3, no tendría tiempo suficiente para él. =(

    De Blogger Andresito, A las 7 de diciembre de 2009, 0:39  

  • No sé por qué motivo esta saga nunca me ha llamado la atención y mira que me encantan los rpg tácticos.
    Quizá le de una oportunidad al de psp y si me gusta pruebe el de ps3.
    Aunque ahora mismo tengo overbooking de juegos :S

    De Blogger Peka, A las 7 de diciembre de 2009, 12:18  

  • Si te gustan los RPG Tácticos, este es el mejor, así que estás tardando...

    De Blogger Shock, A las 7 de diciembre de 2009, 12:41  

  • Buen análisis amigo Shock.

    El tema de la classroom tiene pinta de ser COJONUDO y la verdad es que aunque la historia sea demasiado parecida al del primer Disgaea, esto no quita que sea un buen juego.

    Pero nosé, a mi me gusta que los de Nippon Ichi digan: EN 2D EN LA PS3, CON DOS COJONES.

    Ese toque rancio siempre me encanta.

    De Anonymous Kirkis, A las 8 de diciembre de 2009, 3:00  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



<< Página principal