Legend SK

lunes, 27 de julio de 2009

Análisis: Dragon Quest V: La Prometida Celestial

Juego: Dragon Quest V: La Prometida Celestial.
Género: RPG.
Plataformas: Nintendo DS.

No os voy a engañar, al único Dragon Quest que he jugado antes que este ha sido al VIII. Tampoco es algo como para flagelarme, ya que esta fue la primera entrega que llegó a nuestro país.

Hace poco Square Enix, en su incansable tarea de no dejar atrás el pasado, publicó el remake de Dragon Quest V para Nintendo DS. Oportunidad de oro para volver a acercarme a esta saga y ver si lo que me pasó con Dragon Quest VIII (me aburrió tanto que a las 30 horas lo tuve que dejar...) fue un espejismo... Supongo que todo es cuestión de gustos, pero os aseguro que me cuesta horrores comprender por qué esta saga es más famosa en Japón que Final Fantasy.

En Legend SK hay gente muchísimo más capacitada que yo para hablaros de Dragon Quest, hi Ruro, pero creo que no se trata de entender más o menos. Se trata de que hay juegos que llegan al corazón, o que aburren, o que nos ponen de los nervios, y para eso no hace falta ser un experto en nada, solo hay que jugar y dejarse llevar.



Historia.

Dragon Quest V abarca un larguísimo periodo de tiempo, tal es así que la primera escena que veremos en el juego será la de nuestro propio nacimiento, con nuestro padre, nervioso perdido, andando de un lado a otro del castillo. No es que en Dragon Quest V alquilen castillos para dar a luz, sino que nuestro padre, Teudis, es el rey de un país llamado Pankraz.

Tras este acontecimiento pasarán 6 años hasta que podamos manejar al protagonista del juego. OJO, 6 años dentro del juego, no años reales. Estaremos viajando con Teudis de un sitio a otro por unos asuntos personales que no nos dicen. Algo obvio, pues solo tenemos 6 años y no nos debería importar para nada los asuntos de nuestro padre.

El argumento de Dragon Quest V se presta muy poco a hacer resúmenes, ya que contaros "de qué va" prácticamente sería desvelaros la parte "interesante" del juego. Y eso es algo que descubres tras bastantes horas. Aunque si os lo cuento tampoco pasaría nada, pues es el típico y quemadísimo argumento del bien contra el mal, de salvar al mundo porque sí. Aunque claro, muy bien adornado.

Pese a su simplicidad, Dragon Quest V tiene un desarrollo narrativo de lo más sorprendente. Nuestro protagonista, a lo largo de décadas, vivirá muchísimos momentos tanto de alegría (podremos casarnos, entre otras muchas cosas...) como de tristeza. Y es ahí, en mi opinión, donde más destaca este juego. Poder abarcar un periodo tan largo de tiempo da para hacer cosas muy buenas e interesantes, argumentalmente hablando. Y desde luego lo consiguen, aunque con matices. La mayoría de momentazos que tiene este juego (que los tiene) se ven mermados por culpa de, una vez más, la estúpida decisión de hacer un protagonista mongolo incapaz de hablar. Ya me despaché bastante en este artículo, así que no pienso decir nada más. Pero me da mucha pena ver como simplemente arreglando ese detalle, las cosas hubieran cambiado muchísimo.

Combates.

El sistema de combates de Dragon Quest V es de lo más simple que os podéis imaginar, combates por turnos aleatorios de toda la vida. Los personajes aprenderán hechizos y habilidades según vayan subiendo de nivel, así que en ese aspecto nosotros no tomamos ninguna decisión, seremos meros espectadores ante la predefinida progresión de nuestros combatientes. La gran novedad llega en que podremos capturar monstruos y entrenarlos para que pasen a formar parte de nuestras filas en combate, estilo Pokemon (de hecho esta saga nació de las ideas que estableció Dragon Quest V en ese aspecto). Esto no hay que tomarlo como un simple "extra", ya que en muchos momentos del juego solo tendremos el apoyo de estos bichejos, de forma que si no les hacemos caso podemos pasarlo muy mal para avanzar.

Algo también a destacar es que en nuestro equipo podremos llevar un máximo de 8 personajes, de los cuales solo pueden combatir 4, pero que en cualquier momento podemos darles el "relevo". Si en algún momento nuestros 4 personajes principales mueren en combate, automaticamente saltarán los 4 de reservas. Podéis pensar que a causa de esto el juego podría ser fácil, ¿no?. Pues en absoluto.

Avanzar en Dragon Quest V es peor que un dolor de muelas. Y esto lo descubrimos en la segunda mazmorra del juego, nada más empezar, en la que tendremos que pararnos unas dos horas a entrenar si queremos tener una mínima oportunidad de vencer al boss de turno. Lo peor es que esta situación se repite durante toda la aventura, a no ser que os paréis en el casino a conseguir una de las mejores armas del juego (yo tardé casi 10 horas en conseguirla...). Todo esto unido a que hay combates cada 5 segundos, contados, hacen de este juego un hueso durísimo de roer. Que no solo no es aconsejable para los "novatos" sino que también alejará a muchísimos "expertos" en el género que no tengan la paciencia necesaria para aguantarlo.

Aunque en realidad, mirandolo fríamente, este juego de difícil tiene poco, ya que la supuesta dificultad de DQ5 consiste en tirarse horas entrenando para poder hacerle frente a los monstruos que te vas encontrado. La única estrategia que se lleva a cabo en combates, y solo en algunos, se limita simplemente en ir curando con un personaje mientras los demás atacan sin más. Así que más que difícil, le quedaría mejor la etiqueta de desesperante. Que es mucho peor, claro.

Los añadidos del remake.

El acabado gráfico de este remake se ha mejorado mucho con respecto al original. Sigue mantieniendo el aspecto en 2D, pero combinándolo con algunos fondos en 3D, todo luce bastante bonito en las dos pantallas de la DS. Algo muy curioso es que podemos rotar la cámara para descubrir items o caminos ocultos que de la forma natural es imposible ver.

Pero ni gráficos, ni doble pantalla ni gaitas, lo mejor que tiene este remake es que Square Enix se ha dignado a hacernos una traducción bastante buena a nuestro idioma. No se como sería el texto original, pero en esta versión se han esmerado en hacer varios "dialectos" con sus formas de hablar distintas entre sí. Por ejemplo tenemos a Sancho, que por su forma de hablar diríamos que es sudamericano, o Rimaldi y su familia, con su acento italiano. Es un detalle muy bueno que se agradace bastante, la verdad.

Para terminar, la BSO, aunque muy agradable de oír y todo ese royo, no me ha parecido nada del otro mundo, exceptuando el gran tema principal y algún que otro tema aislado. Lo siento, donde estén Nobuo y Yamaoka que se quiten los demás.

Conclusión.

Cuando llegado cierto punto en un juego estás deseando terminarlo para ponerte con otra cosa, mal asunto. Y eso es justo lo que me ha pasado con Dragon Quest V. No os voy a decir que es un mal juego, porque no lo es en absoluto, pero es un juego excesivamente pesado, con un desarrollo jugable horrible (35 horas de juego, 15 horas entrenando...) y un argumento, a pesar de genialidades aisladas, demasiado simple y olvidable.

Puede que en 1992 fuera un juego imprescindible y todo un estandarte del género. Pero hoy en día, salvo por algunos aspectos del apartado narrativo, es un juego que pasa totalmente desapercibido entre las muchas joyas (y no tan joyas...) que podemos encontrarnos en este glorioso género.

Nota de Legend SK: 5,5

Etiquetas: ,

4 comentarios:

  • No hay cosa que más me aburra que tener que gastar el tiempo entrenando. Mucho me tiene que interesar el resto (especialmente la música) para no dormirme en el proceso...

    De hecho al Dragoneer's Aria jugaba muchas veces con los ojos cerrados, porque en los combates me acababa durmiendo

    De Blogger Shock, A las 27 de julio de 2009, 19:53  

  • +1, me gusta entrenar mientras voy de un sitio a otro o mientras exploro el mapa exhaustivamente, si no consigo matar un boss pues venga, un poquito de entrenamiento y p'alante, pero eso de tirarme, horas y horas para matar cada jefe... Me desespero...

    Me gusta tu análisis, aunque de la historia no hablas apenas nada, supongo que cualquier cosa que digas puede llegar a ser spoiler.

    Cuando se dignen en darme una DS QUE FUNCIONE lo probaré, como para navidad más o menos preveo yo XD

    De Blogger Noire, A las 27 de julio de 2009, 21:44  

  • Estos remakes no me convencen en absoluto. Puedo llegar a entender que en Japon, esto venda, pero este eterno aburrimiento que nos dan los Dragon Quest no creo que pueda llegar a vender demasiado en nuestro humilde pais.

    De Anonymous Kirkis, A las 28 de julio de 2009, 13:16  

  • Bueno que voy a decir de los DQ yo, haber si algun dia me preparo un especial o algo. Son juegos que como te calen puff, madre mia. En mi desatan mi mayor frikismo y es que cada vez que empiezo uno se me olvida totalmente de que tengo vida social, hasta que me lo acabo y en concreto algunos duran muchisimas horas.

    Pero es eso que ahi ciertas sagas que en algunos nos producen mas extasis que a otros y el ejemplo mas claro que tengo ultimamente es Tales of Eternia y el efecto tan distinto que ha producido entre Shock y Kefka.

    De Blogger Gran Rurouni, A las 29 de julio de 2009, 15:09  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



<< Página principal